DAVID

QUIEN SOY

Soy un viejo reportero, un periodista de los que iban con la libreta y el lápiz a cada viaje, de los que han tirado blanco y negro hasta reventar obturadores, de los que se han recorrido medio mundo con las cámaras colgadas dándose golpes, metiéndose en muchos sitios, en muchos fregados y buscando siempre las buenas imágenes.

He publicado cientos y cientos de reportajes en revistas de naturaleza, de viajes, de información, de montaña, de deportes...Un día me cansé de dar tantas vueltas por el mundo y que me pagaran poco por ello. En ese momento volví a mi viejo oficio de profesor de fotografía, aunque con la mente puesta en seguir descubriendo lugares fascinantes.

Ser reportero se lleva en la sangre y uno no puede quedarse quieto del todo. Pronto decidí volver a fotografiar el mundo, pero esta vez sin el yugo de las publicaciones y sus insignificantes tarifas. El equilibrio lo encontré organizando viajes fotográficos a aquellos lugares en los que hacía años había arrancado momentos inéditos con un click.

Empecé a pensar en situaciones, en países, en escenarios en los que cualquiera querría estar para llevarse una foto espectacular. Y así he creado mis talleres fotográficos de viajes. Todos ellos tienen el componente de ser lugares de impacto, de ensueño, perfectos para vivir buenas experiencias y sobre todo en los que cualquiera, tengas o no experiencia fotográfica puede captar increíbles fotos.

Mis viajes no son un curso o un taller de fotografía-eso lo sé hacer de otro modo- sino que son propuestas de escenarios a resolver. Una cada día, una cada hora. Yo estoy allí contigo para sugerirte un mejor encuadre, incluso repasar contigo cómo se limpia un fondo, cómo mejorar la nitidez de ese objetivo, cómo interpretar la hiperfocal o simplemente explicarte cómo se mide correctamente una gran escena. Son viajes para apasionarte. Echa un ojo a mis propuestas, ilusiónate y si tienes dudas, no vaciles en preguntarme. info@davidmunilla.com

Espero verte detrás de las cámaras. Te llevaré a sitios que pasan a ser el secreto de muchos fotógrafos.